Alexis Camhi

La educación intenta sacar los pupitres de la sala

La Educación es relevante en la formación de la nueva sociedad y el cambio de paradigma que estamos viviendo. El mundo empresarial puede aminorar el gap de la percepción de lo que la ciudadanía tiene y lo que cree tener, así la Educación será clave en la sociedad que viene, la sociedad de la conciencia, y así lo comprendemos y reflexionamos. Tiene que estar en sincronía con lo que está pasando en el mundo, debe poder ayudarnos a explicar el Mapa de los Miedos (el agobio, la angustia que produce todo cambio) y conocer los estilos de vida que tendrán nuestros ciudadanos, consumidores, clientes, colaboradores en el futuro que la generación de turno nos está dictando a diario. Una educación que no vea al alumno como un recurso extractivo (un trabajador) y que más bien forme un colaborador que participe en la innovación y en la discusión del hacer más que del decir en un aula tal como la conocemos (o conocíamos).

 

El cambio es demasiado rápido. La tecnología e internet hacen que todo avance mucho más rápido de lo que las instituciones (el Estado, la iglesia, la clase política, las organizaciones humanitarias, los acuerdos económicos) pueden alcanzar. En este contexto los empresarios tienen una oportunidad de contribuir con su propósito y su forma de concretar cosas, de tal manera la educación del futuro incorpore la práctica como método para “hacer cosas”, además de “aprender cosas”. 

La conciencia es la percepción del impacto de mis actos en el otro y en la naturaleza, y para dejar el ego atrás la educación jugará un rol clave. Los alumnos participarán activa y tempranamente en los procesos productivos, insertándose en ellos para comprenderlos y desarrollar competencias. Es muy probable que el desarrollo de competencias, varias, en distintas instituciones y lugares reemplace el estudio de una sola carrera de educación superior como la conocemos ahora. No pocos jóvenes de la generación de turno (millennials) ya se preguntan “qué pasará si estudio 6 años una carrera, ¿Estará todo obsoleto cuando me titule?”

 

En el mundo de la abundancia que está creando la tecnología, de accesibilidad, de procesos productivos automatizados y en línea, y la innovación e investigación consiguientes deberían superar la noción del “o” (donde la escasez nos deja mucho margen de discusión de prioridades) e ir por el “y” donde se sumen más cosas por hacer.

 

La velocidad del cambio que vivimos es tan grande que se necesita la colaboración, elevar el nivel de conciencia y para ello la Educación será uno de los pilares.